Ir a…

Diario Nacional

RSS Feed

28 Junio, 2017

La política se cuela en el festival de Eurovisión


El pasado sábado 14 de mayo del año en curso se celebró en Estocolmo, Suecia, la 61ª edición del popular festival de Eurovisión, el país ganador resultó ser Ucrania, quién participó con una canción de tema de actualidad política que ha generado gran controversia a nivel no solo europeo sino también global.

La canción en cuestión, titulada “1944“, trata sobre los tártaros deportados de Crimea a Asia Central por la Unión Soviética. El tema es un homenaje de carácter muy emotivo, en el que la cantante relata con pelos y señales la tragedia que tuvo que vivir su abuela, una de las víctimas de esta deportación. Jamala (Susana Jamaladinova) es la autora y representante de la canción, nació en Kirguistán, de padre tártaro y madre armenia, pero cuando era niña se trasladó a Ucrania.

Ella misma ha declarado que “Ojalá nunca hubiese existido esta canción con tal de que mi abuela no hubiese sufrido semejantes abusos” y también que quiere que la gente la recuerde para que no se olviden de la historia de Ucrania.

La canción no solo se saltó las normas del certamen sino que también terminó enviando un mensaje político de tanta fuerza que abrió de nuevo las hostilidades entre Rusia y Ucrania

Este fuerte mensaje político ha generado gran tensión y abierto nuevamente las heridas entre Ucrania y Rusia, además de haberse saltado las normas del propio certamen de música.

En el festival de Eurovisión está prohibido cualquier mensaje con intenciones políticas, y resulta por tanto muy curioso que este tema haya sido analizado por la Unión Europea de Radiodifusión (UER) sin haber encontrado motivos de censura. Rusia ha sido la principal aludida y amenaza con boicotear el próximo festival, por otro lado, los miembros del Gobierno Ruso lamentan que se halla premiado “la política por encima de la música”.

Pese al mensaje político, la canción interpretada por la cantante ucraniana transmitió fuerza y emoción entre la audiencia y los televidentes

Lo cierto es que la canción de Jamala, además del tema político, transmitió una gran fuerza y emoción, sin tener que recurrir a grandes artificios para su puesta en escena. Sin embargo, no puede decirse que haya sido una victoria justa, ya que, cuando se mezclan temas políticos el mensaje eclipsa el resto de elementos.

La canción desde que comenzó la votación se colocó a la cabeza, junto con la canción australiana (otra de las favoritas), pero cuando llegó el turno del voto popular Ucrania despuntó, dejando al resto de países fuera de juego.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

About Equipo de redacción

Este artículo ha sido escrito por uno de los miembros de la redacción de Diario Nacional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies